Bienvenidos a Guia Educativa

Recreación Social, Proyectos, desafíos y utopías...La Nueva Pastoral Urbana

E-mail Imprimir PDF

Trabajar en proyectos a largo plazo es siempre un desafío, sobre todo en un país en donde los programas de desarrollo (y otras muchas cosas), dependen de la buena voluntad de la gente y donde dar continuidad a las actividades es imposible, porque casi siempre la gestión siguiente (Políticos – estado –comisiónes de ong, capillas, clubes, etc.), dira que esta mal hecho o en el mejor de los casos lo ignorara.
Esto es algo que no solo nos pasa a nivel de gobierno con los planes y programas de desarrollo social, cultural y económico, sino también en nuestras instituciones y grupos que dependen más de personas de buena voluntad, que de proyectos participativos, comunitarios y eclesiales.
Esta es la experiencia de un grupo de alumnos que con padres y profesores se animaron a pasar la frontera de escuela y adentrase en el barrio...

Trabajar con niños en riesgo, con sus derechos vulnerados o por vulnerarse, o en situación de calle, pre carcelados, o como desees llamar a estos no tan nuevos actores sociales de nuestras urbes, requiere entonces de una planificación consciente y comprometida…una actitud “misionera” en el sentido de darle la continuidad necesaria y de estar dispuesto a respetar los tiempos de adaptación, confianza y sobre todo de un afecto reciproco que nos permita llegar donde los valores se hacen carne, y allí, donde los cristianos diríamos… la conversión o el cambio comienza a producirse.

El segundo gran desafío es romper las barreras que nos impiden trascender las fronteras de nuestras instituciones y grupos para salir a buscarlos, cruzar esa línea que separa la comunidad, el grupo (la escuela, club, iglesia, movimiento, partido, ideologia, etc.),  para adentrase en la vulnerabilidad y la desprotección de la selva de cemento.
Ir a su territorio, en donde es necesario comprender como y donde viven, viviendo con ellos.
Llegar a la puerta de sus casas, acompañarlos, caminar el barrio, la población, con él, con ellos… esto debe ser parte de nuestra planificación concreta, este acompañamiento será parte de las actividades propuestas. Más que posiciones ideológicas que terminan cayendo frente a realidades pragmáticas en si mismas, es una prioridad para cualquier construcción  comunitaria y social que quiera tener continuidad y que sea fermento en la masa.

 

Los prejuicios y los miedos

Nuestros prejuicios tienen que ver con nuestra historia, y con todo lo que nos influye consciente e inconsciente, por lo tanto es algo con lo que debemos luchar y convivir cotidianamente para poder estar abierto a nuevas experiencias…a conocer otro estilo de vida, el de los marginados y postergados de nuestra sociedad.
Si en cada situación que vemos, si en cada experiencia vivida en este acompañamiento vamos a estar juzgando que se debería hacer mejor, que los padres esto, que la madre lo otro, que esta actividad, este tiempo, etc.; etc. va a ser imposible llegar a ellos con claridad y sinceridad. De hecho es posible que ellos nos marginen, ser parte del clan, implica convivir en todo los sentidos...
Una actitud abierta a compartir mi vida con ellos sin juzgarlos me permitirá, poder mostrar otra realidad, otras posibilidades, que otra vida posible, con dignidad, con igualdad, porque tienen derecho… el de la libertad... que es la posibilidad de conocer y que conociendo se puede elegir…

Valorar la cultura que viene desde nuestras provincias, de nuestro interior, de nuestros hermanos vecinos de países limítrofes y potenciar los valores que nos hacen persona, será otra tarea a encarar… no hay que saber de antropología para averiguar cómo viven nuestros hermanos bolivianos o paraguayos, cuál es la virgen de que son devotos o como son sus fiestas populares, su música y es su estilo de vida… solo hay que estar con ellos compartir la vida caminar un domingo en el barrio, escuchar la musica,las ferias populares, la canchita de futbol.

Estar con ellos para que en algún momento ellos decidan estar con nosotros…y ese será el comienzo, será recién el principio para comenzar a trabajar en el hacer cotidiano de una nueva cultura que nos involucre y que nos ayude a cambiar a ambos, si creo que solo ellos deben cambiar, volvé al principio y empezá a leer la nota nuevamente…

Desde esta mirada (con mucho esfuerzo y tratando de aprenderlo día a día…), es que hace mas de 8 años estamos trabajando con los niños de Villa Independencia en el gran Buenos Aires y en el pueblo Taninga en el oeste de Córdoba...vos podes ayudarnos...www.coyaike.org.ar

Actualizado ( Jueves, 25 de Febrero de 2010 23:41 )  
Ud esta aquí: Inicio Recursos Artículos de Docentes Testimonios Recreación Social, Proyectos, desafíos y utopías...La Nueva Pastoral Urbana